San Valentin

“Only Bad Girls”

Día de san Valentín .

Día del amor o eso dicen. ¿Y que es el amor? Si no es más que un espejismo que nunca logras alcanzar, aunque siempre parece que lo vayas a tocar…te acercas, lo acaricias y cuando más te confías, plaf! se escurre…aunque mientras dura, es emocionante, es mágico y nos alegra los días y nos llena esas horas muertas que tenemos por ahí.

El amor también es bueno porque nos hace consumir cuando estamos alcanzando el espejismo, compramos sin cesar, porque queremos estar bellas…bueno, bellas no sería la palabra exacta, queremos ser o parecer aquello que el hombre o mujer que tenemos en frente quiere ver, la mojigata, picarona, la bella natural (con pestañas postizas y mechas doradas en el pelo, claro…).
Es por ello, que vamos más que nunca a la peluquería, la depilación está más a ras que nunca, la ropa interior está perfectamente conjuntada y nuestros looks son de revista. Pero para todo ello hay que gastar y lo que es peor, gastar aquello que no tenemos. Son épocas que vivimos por encima de nuestras posibilidades. ¿Pero y que? Son cuatro días y hay que vivirlos con intensidad.

Pero vamos a lo que íbamos, que esto se me va de madre…San Valentín! Sin tapujos, yo te diría que es el día de los regalos para la mujer, consumismo a tope para el hombre y pobre de ellos que no nos compren y nos sorprendan con nada…diossss es su muerte súbita !! Y aunque dicen que este día es una tradición inventada por la iglesia católica, déjate, que aquí te habla una que no está ni bautizada, porque al fin y al cabo lo que es creer, creer, no creemos en muchas cosas, solo en aquellas que son agradables.

Por eso San Valentín, aunque lo neguemos delante de las amigas, nunca negaremos delante de nuestras parejas que es un gran día y que aún siendo tan hortera, nos guste y mucho que se rompan la cabeza para darte la alegría del día y no decepcionarte.

Déjate! Está muy bien, son pocos los días que lo hacen. Eso no sucedería si el hombre fuera un ser detallista y maravilloso en su día a día, pero dado que no es así, supongo que por ese motivo se inventó. Y si no es así, pues bien inventando está, que viva el catolicismo!!

Recibes tus flores, tu regalo y os vais a cenar y a celebrar lo felices que habéis sido hasta el momento y al día siguiente todo vuelve a la normalidad. La rutina, las dudas, las peleas, las inseguridades, en fin, el horror del AMOR vuelve a partir de cero y así hasta navidades, vuestro aniversario o hasta el próximo San Valentín. En fin, una pachotada como otras para mantenernos vivas y contentas.

Lo que sí que aconsejaría a algunos hombres, es que por favor se abstengan de comprar regalos pasteleros del tenor: colgantes con corazones, bombones de la caja roja, ropa interior o pulseras vuestros nombres para que no nos olvidemos de ellos… que lo tengan claro, les olvidaremos tarde o temprano, es cuestión de tiempo. Más les vale que disfruten de este pedazo de mujer que tienen al lado, porque nunca van a encontrar a una que la supere 😉!

Por | 2018-02-14T12:10:45+00:00 febrero 14th, 2018|Sin categoría|Sin comentarios

Deja tu comentario